jueves, 24 de diciembre de 2015

Aromaterapia

La aromaterapia utiliza los aceites esenciales y el masaje como terapia de relajación y curación, elevando la energía y reestableciendo la armonía del cuerpo, la mente y el alma.
El terapeuta elige una mezcla de aceites, dependiendo del caso, pudiendo emplear diferentes tipos de masajes para aplicarlos.
Dentro de los estilos de masajes, a veces se utiliza la reflexología. en este caso, los aceites empleados son sólo un complemento para tratar la zona afectada, ya que no siempre se utilizan en la presión digital. 
Los aceites esenciales son sustancias aromáticas, producto de la destilación de plantas, hierbas y flores, ya que las mismas poseen grandes propiedades terapéuticas. Son intensos, olorosísimos y volátiles. Actúan tanto sobre el estado anímico como en el físico. Pueden inhalarse, usarse para el masaje, aplicarse en compresas, añadirse en el agua del baño o en vaporizadores.

Cuando se inhalan, entran al cuerpo a través de los nervios olfativos de la nariz, estimulando la parte del cerebro que regula el sistema nervioso y el hormonal. Alcanzan también la circulación de la sangre y los órganos internos, a través de los pulmones y la piel.

Éste último es el caso de la reflexología. La piel absorbe el aceite rápidamente, penetrando en la circulación sanguínea.

Hay aceites esenciales que resultan benéficos para todo el sistema, mientras que otros tienen empleos bastante específicos. De la gran variedad de aceites esenciales que existen, hay muchos que tienen aplicaciones por sus propiedades curativas, como antisépticos, estimulantes, digestivos, diuréticos o desintoxicantes.

Los aceites ideales de base son los de origen vegetal. Por ejemplo de soja, almendras dulces, palta, etc.

Para que los aceites no desprendan un olor rancio (se oxidan con facilidad) es mejor mezclar pequeñas cantidades. Colocando una cucharadita de café de aceite de germen de trigo en una mezcla, se logrará la oxidación de la misma.

Para obtener una buena mezcla, se debe agregar unas gotas de esencia a una crema base o a un aceite vegetal. Con el tiempo, cada terapeuta sabrá qué aceite es conveniente en cada caso.

En un recipiente o pote de aproximadamente 100 g de crema base o aceite vegetal, se colocan 10 g de aceite esencial.

A pesar de que los aceites resultan caros, suelen durar mucho, ya que se emplean pequeñas cantidades en cada tratamiento.

Antes de comenzar la sesión, hay que asegurarse de que el aceite esté mezclado, aromatizado y convenientemente envasado. Además, hay que cerciorarse de que haya cantidad suficiente par aun masaje completo, y que esté tibio (temperatura ambiente). Si se nota que está frío, es conveniente calentarlo un poco cerca del fuego o de un calentador.

Nunca se debe verter el aceite directamente sobre la piel de quien recibe el masaje. El terapeuta debe colocarlo sobre sus propias manos, y frotarlas entre sí, antes de aplicar el masaje.
El aceite debe ser aplicado sólo sobre el pie en el que se comenzará a trabajar. De lo contrario, la piel absorberá parte de él antes de lograr usarlo.

El aceite debe ser extendido con las palmas, utilizando ambas manos, por medio de movimientos de frotación suave, pero a la vez definidos, parejos y continuos. Esto es importante al aplicar el aceite al inicio de una sesión. De esta forma, se producirá en el paciente una sensación de confianza y seguridad, logrando más rápidamente una efectiva relajación.

Se debe evitar que la piel quede empapada en aceite, no debiendo quedar acumulaciones visibles sobre ella.

El frasco con el aceite nunca debe ser dejado en lugares riesgosos, ya que resultaría engorroso, durante un tratamiento, que el frasco se vuelque y el aceite se derrame.

Aceites mas utilizados

ROMERO: Refrescante, antiséptico y estimulante. Usado en caso de bronquitis, dolores musculares, migrañas, resfríos, acné y dolor de cabeza.
EUCALIPTUS: Antiséptico. Usado en caso de bronquitis, dolores musculares, resfríos y tos
BERGAMOTA: Antidepresivo, antiséptico y refrescante. Se utiliza en casos de Problemas digestivos, depresión, bronquitis o dolores de garganta.
CARDAMOMO: Refrescante, tónico y antiséptico. Usado en caso de gases, dolores de cabeza, dolores musculares y problemas digestivos.
MANZANILLA: Calmante, sedativo, antiinflamatorio. Usado en caso de dolores musculares, dolores menstruales, inflamaciones y problemas digestivos.
LAVANDA: Antiséptico, antidepresivo, sedante y digestivo. Usado en asma, depresión, insomnio y gases.
MELISA: Antidepresivo. Usado en caso de presión arterial alta, dolores de cabeza, dolores menstruales.

Afecciones mas comunes

Dolores menstruales: En ocasiones, los problemas menstruales están relacionados con la irregularidad del periodo. Ante esta dificultad, te sugerimos la manzanilla o melisa en forma de té.
Acné: Si lo que buscas es disminuir la aparición de estos molestos granos que salen en el cutis, te aconsejamos usar aceite de lavanda. La manera mas efectiva y sencilla de utilizarlo es en forma de masajes directos sobre la piel, en sesiones de 15 a 20 minutos, dos o tres veces por semana.
Cicatrices y heridas: Si te  molestan las cicatrices, heridas, cortes, picaduras de insectos o cualquier tipo de infección, te recomendamos utilices el aceite de manzanilla. Aplicarlo en forma de masajes sobre la zona afectada.
Resfríos, catarros, bronquitis: Con la llegada del otoño y el invierno, es común la aparición de estos males, por lo que, ante el menor síntoma, te recomendamos la utilización del aceite de menta o de eucalipto. Ambos son muy efectivos como descongestionantes si se los frota sobre el pecho del enfermo. Se pueden encontrar también en forma de ungüento o pomadas. Para el catarro y la disfonía ingiérelos en gotas, acompañados de infusiones calientes, como el té, que pueden ser endulzadas con miel. Su inhalación resulta de gran ayuda para deshacerse de las incómodas mucosidades nasales que dificultan la respiración y el descanso nocturno.
Problemas digestivos: Cuando sufras de dolores abdominales o desagradables síntomas digestivos, se recomienda el uso de la mansanilla y el boldo. En el caso de la manzanilla, utilizarla directamente sobre la zona abdominal haciendo masajes. Si, por el contrario, prefieres la utilización del boldo, la mejor utilización sería la preparación e ingesta de una infusión, dos o tres veces por día.
Depresión: Si no estás pasando por un buen momento y eres víctima de la depresión, se sugiere que para la aparición del decaimiento, utiliza aceite de jazmín, ya que este vegetal actúa como un poderoso antidepresivo, generando optimismo y euforia en el estado anímico del enfermo. También es conveniente en forma de sahumerio, repartido por las habitaciones del hogar. Otra hierba sugerida es la lavanda. En este caso, rocía el baño diario con siete gotas del aceite y, si tienes tiempo para un baño de inmersión, resulta aún más efectivo. elimina tensiones, padecimientos emocionales, es relajante y combate la angustia. También se sugiere el aceite de rosa, con muy buenos resultados.
Estrés: Es probable que, como otras personas (incluso niños) pueda estar sufriendo un cuadro relacionado con el estrés crónico. En este caso se aconseja la menta o la canela. En el caso de la menta, prepara una infusión a base de sus hojas y bebela fría o caliente, dependiendo de tus gustos. Prepara la infusión a razón de 6 hojas de menta por litro de agua, bebe ese contenido en porciones a lo largo del día. En el caso de la canela se usará las ramas de la planta y deja maserar por aproximadamente una hora. Coloca unas 5 ramas de la planta por litro de agua y bebela de la misma manera que la menta.

Importante: Como siempre recomienda este blog en temas de salud, consulta a tu médico de confianza ante cualquier duda.




No hay comentarios :

Publicar un comentario

Directorio Web Gratis