miércoles, 8 de julio de 2015

Escritura mágica para protegernos o sellar conjuros


La escritura ha sido y es considerada como un preciado tesoro, porque es bien sabido que, el ser humano ha creado la escritura para dejar huella indeleble de su pensamiento y accionar a través del tiempo.

Mediante los conocidos jeroglíficos y pictogramas de palabras o señales, los pueblos antiguos dejaron su ciencia, pensamiento e historia en cavernas, monumentos, papiros o tablillas.

Los hechiceros y magos no fueron la excepción, pero ellos se dedicaron a inventar sistemas de escritura secreta, con el fin de preservar sus trabajos, cuidar su poder y resguardarse de las persecuciones durante la epoca de inquisición.

Par los magos, la escritura no es sólo una herramienta que les permite guardar información, también es un fin mágico en sí mismo, posee poder propio. En este sentido, escribir una oración, un conjuro o una invocación, sirve para reforzar el hechizo o ritual que se esté llevando a cabo, y de ese tema es lo que trata este artículo.

¿Qué podemos escribir?

Dependiendo del objetivo, podemos escribir símbolos para usarlos como talismanes protectores; podemos abrir y cerrar un rito con una oración o invocación, sellar un trabbajo con nuestra firma o signo personal, así como el de alguna deidad.

Cabe recordar, ante todo, la diferencia que existe entre conjuros e invocaciones. Mientras los primeros son palabras cargadas de poder que facilitan un hechizo o contrahechizo, aún sin efectuar un ritual, las segundas son oraciones breves para llamar a fuerzas sobrenaturales como deidades, santos, espíritus elevados o ángeles, cuya presencia requerimos para pedir protección, energía, potenciar nuestro poder, etc.

Sin embargo, en la práctica, ambos se confunden, de modo que un conjuro por ejemplo, puede incluir una invocación o que comience por ella.

Por otro lado, podemos escribir nombres y números mágicos, tal como se usaba en la Edad Media, dependiendo de las particularidades del hechizo y del toque personal que queramos darle.

¿Cómo hacerlo?

Escribir de izquierda a derecha y de arriba a abajo no ha sido la forma habitual adoptada por las todas las culturas. De hecho en el mundo árabe o hebreo era común- y aún lo es- escribir de derecha a izquierda. Otros pueblos lo hacían de forma irregular, en espirales o círculos, como por ejemplo los aztecas o pueblos del medio oriente, donde la escritura se realizaba siguiendo el recorrido de círculos concéntricos.

También se puede utilizar distintos alfabetos, por ejemplo el vikingo utilizado en runas y apreciado por los brujos.

Uno de los alfabetos que se puede utilizar es el rúnico, tal como lo muestra la imágen, y tratar de practicar escritura en diferentes posiciones, de derecha a izquierda, de abajo hacia arriba, en forma circular, de cuadrado o espiral.

A practicar !


Proponemos a continuación una serie de ejercicios que te permitirán aplicar a los rituales lo dicho hasta ahora sobre escritura mágica.

Ejercicio I: Escribe el siguiente conjuro de derecha a izquierda, usando letra de imprenta: "Agua y aceite nuca se mezclen, sal y vinagre de la desgracia me guarden".

Ejercicio II: Dibuja con lápiz, sobre una hoja de papel, tres círculos concéntricos, es decir, uno dentro de otro, de un diámetro amplio, siendo de 30 cm el mayor, de modo de poder trabajar con facilidad. Seguidamente con tinta roja y letra de imprenta, escribe la siguiente fórmula, comenzando desde el círculo interno, siguiendo por el del medio y finalizando por el mayor: "Sahumerio para la felicidad, mezclar dos partes de lavanda y una de almizcle sobre carbones y sahumar".

Ejercicio III: Traduce la siguiente invocación, al alfbeto rúnico (ver foto): "Vuelve esta agua con el poder de Derméter, ácido fulminante contra la mala suerte"

Otros ejercicios


Aunque lo común es utilizar lápiz o bolígrafo y papel, puedes usar otros elementos para escribir:

  • Rramas: las ramas de árboles y arbustos con carga mágica como el nogal, sauce, haya, manzano, laurel, etc. son utilizadas con este fin.
  • Plumas: las plumas fueron muy utilizadas en la antiguedad para escribir. Corta los extremos de la pluma en forma sezgada, a fin de mejorar el trazo. A continuación embebelas en tinta china y escribe con ellas.
  • Grabado de velas: marca tus velas rituales con un sello personal o conjuro, calentando la punta de un alambre (o aguja gruesa).
  • Tallado: Tallar conjuros y fórmulas sobre tablillas de madera ayudándote con un punzón.
  • Sellos: armar sellos caseros coon planchas de corcho, goma eva o goma espuma. Dibuja y recorta sobre ellos, letras y números para formar frases mágicas. Embebe estos sellos en témpera, acrílico o tinta china y sella tus rituales. Puedes escribir tu nombre, deseo o conjuro, al que colocarás dentro de una bolsa, tal como lo exigen distintos rituales.
  • Tinta invisible: Usala para fórmulas muy secretas. Exprime un limón, y con un pincel fino, escribe so bre papel y deja secar. Cuando calientes la hoja (por ejemplo cerca de la llama o con una plancha), aparecerá lo escrito.
Otro tema importante es el de la creatividad. Aunque generalmente se utilizan invocaciones y conjuros preestablecidos, es importante que utilices tu creatividad, a modo de darles unn toque personal, que luego te identifique. Para tal fin a continuación te presentamos algunos ejercicios:


Ejercicio I: Elije un tema cualquiera (agua, fuego, flores, mascotas, amor, trabajo, envidia, suerte,etc.) y escribe durante un minuto y a la mayor velocidad posible, todo lo que te venga a la mente sobre el tema elegido, sin detenerte. Revisa lo redactado y corrige los errores. Repite este ejercicio por 7 días.

Ejercicio II: Pon la  música de tu preferencia, observa una fotografía, una pintura, etc. A continuación en un minuto escribe un listado de palabras relacionadas con ella. Leelas una vez y repíte la operación. Luego leelas nuevamente y escribe diez frases utilizando las palabras de las dos listas.

Ejercicio III: Este ejercicio lo usarás cuando tengas que realizar un hechizo. Haz en una columna la lista de los elementos y objetos que realizarás en el ritual. A continuación,  una segunda columna con la lista de palabras relacionadas con los objetivos que persigues. En una tercer columna escribe una lista de deidades y seres que podrían ayudarte en el trabajo. Toma en cuenta que en cada columna deberás colocar al menos diez palabras. Luego toma el tiempo y en un minuto de reloj, arma diez oraciones usando estas palabras a modo de conjuro. Intenta varias veces y relee hasta obtener la frase que  mas te guste.


No hay comentarios :

Publicar un comentario

Directorio Web Gratis